Miguel Contissa

…uno más de la diáspora peronista…

Los sapos del peronismo rionegrino

Posted by Miguel Contissa en agosto 13, 2007



Una dieta alimentaria que hasta tiene cierta tradición interna. Esto y la necesidad no de mirar adelante sino hacia adentro son algunas de las reflexiones que aporta Miguel Contissa al debate que abrieron Jorge González y Wálter Cortés.

Publicado el 3 noviembre de  2005

 

Que el peronismo rionegrino actúe políticamente como un “partido liberal burgués” cuando en realidad es un “Movimiento”, ya no hay quien lo dude. Seguramente, cada uno de sus militantes sabrá dar las razones como también manifestar la necesidad de revertir con urgencia esa perniciosa tendencia. El problema consiste en determinar la metodología para abordar esa tarea. Uno de los caminos es la discusión interna. Interna desde lo ideológico, no desde lo administrativo. Desde la pertenencia a sus principios y la Lealtad a los mismos. No a un sector o a persona alguna. Esto quedó muy claro cuando su creador, el General Perón, dijo que su único heredero era el Pueblo y que las discusiones por los cargos debían resolverse democráticamente y no a través de nominaciones digitadas.

No obstante, parece que aún no quedó claro aquel mensaje por lo que algunos dirigentes intentan continuar con la antigua metodología, no porque adhieran incondicionalmente al concepto de política como consenso antes que como enfrentamiento, sino porque las nominaciones generalmente resultan de acuerdos cupulares en los que la militancia queda ante la ineludible decisión dicotómica de aceptar o convertirse en oposición. Como decía días atrás Jorge González en su nota “Si la historia la cuentan los que ganan…”: Aceptar significa “comerse el sapo”. Negarse…. bueno, Ud. ya lo sabe.

Ahora pregunto: Si hay que “comer sapos” ¿qué ganan aquellos “nutricionistas” que imponen semejante dieta alimentaria a los “cuerpos orgánicos” del Movimiento? ¿Tal vez supongan que este organismo llamado Movimiento Nacional Justicialista de Río Negro está carente de los nutrientes suficientes y que otros minúsculos actores pueden proveerlos? Porque no es la primera vez –y sigo apoyado en la nota de González- que los peronistas se indigestan con platos como el de Arriaga. Sucedió varias veces y siempre el resultado fue el mismo: “nutricionistas” y sus aliados instalados en los cargos y la militancia en la diáspora. La pregunta del millón es ¿y en los cargos para qué?. Aclaro que ésta es una pregunta retórica.

El Movimiento Justicialista necesita “aire fresco”. Necesita abrir sus ventanas para que se pueda debatir sin que ningún dirigente acuse de deslealtad a quien se atreva a levantar la cresta. Hoy se debe discutir esencialmente su actualización doctrinaria, porque esos mismos dirigentes “seguramente no tuvieron tiempo” de abordar esa tarea con las bases. Hay que aceptar que nuestros jóvenes ya no pueden más ser utilizados para “ganar internas”, sino instruidos para convencer a otros con un discurso anti prebendario, es decir peronista, liberador, antiimperialista.

Es cierto que la década infame menemista hizo trizas gran parte del cuerpo del Movimiento Nacional. Pero convengamos que eso no hubiera sido posible si la Lealtad hubiese sido para con la Ideología Peronista. Una ideología que no forma “administradores de gobiernos”, porque para eso están otras fuerzas políticas que no adhieren al Movimiento, sino para educar Conductores que enarbolen las Tres Banderas del Justicialismo y lleven a la comunidad hacia la Justicia Social, la Independencia Económica y la Soberanía Política. Conductores que respeten aquello de primero la Patria, luego el Movimiento y por último los hombres. Claro, en la actualidad deberíamos agregar “por último los cargos”.

El día que dentro del peronismo termine la discusión interna sobre estos aspectos y solo se ocupe para dirimir cargos administrativos o políticos, será el último día del Movimiento. Por eso, no sólo hay que “mirar para adelante” como se opina, sino también para adentro. Allí se verá cuán rico es en recursos humanos y cuánto tiene para ofrecer a la Comunidad. Se verá también que no hace falta que los “nutricionistas” sigan recetando “sapos”, menos sabiendo lo pesaditos que son….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: