Miguel Contissa

…uno más de la diáspora peronista…

El “Club del Trueque”

Posted by Miguel Contissa en septiembre 21, 2008


“…El estudio del dinero es, de todos los campos de la economía, el único en el que se emplea la complejidad para disfrazar o eludir la verdad, no para revelarla.”.

“El Dinero” de John Galbraith 

 

Publicada en Diario Digital el 29 de Abril de 2002

 

 

Por Miguel A. Contissa

 

“…El estudio del dinero es, de todos los campos de la economía, el único en el que se emplea la complejidad para disfrazar o eludir la verdad, no para revelarla.”.

“El Dinero” de John Galbraith 

 

Existen dos adagios populares que pueden servirnos para entender este estupendo fenómeno social, económico y financiero llamado “club del trueque”:

v      “La miseria agudiza el ingenio” .

v      “El mejor Banco es mi colchón”.

 

Indudablemente la voluntad popular, al igual que un gran río majestuoso, avanza de todas formas y a pesar de los obstáculos que encuentre.  Siempre avanza.  Nuestra comunidad, que busca desde hace muchos años un destino mejor, lucha al igual que el río contra todos los funcionarios de gobierno que se oponen a su desarrollo.

 

La asfixiante situación que padecen los argentinos no tiene precedentes, convirtiéndose en el emblema occidental del fracaso del modelo neo liberal que se impuso en el país gracias al consenso brindado por la clase política de la última década, apoyada claro está, en un vasto sector de la clase media que apostó al país “ahorrando en dólares”.

 

Una clase media que, repitiendo estúpidamente frases hechas por los “periodistas” rentados por el sistema financiero, cuestionaron cualquier política que colocase al Estado como verdadero regulador de la economía, tal como sucede en EEUU, en la que su gobierno incide, por ejemplo, en la fijación de la tasa de interés a través del todopoderoso Sr. Greenspan, subiéndola o bajándola según convenga.

 

Las “ideas fuerza” del coloniaje

 

Una de las “ideas fuerza” más comunes que utilizó el “sistema” a través de sus fieles comunicadores, estuvo referida a la emisión de dinero y al “respaldo” del circulante, minando con ello la confianza que debe existir entre los actores del mercado, a la propia economía y a la potencialidad de la sociedad como sujeto generador y multiplicador de riqueza.  Todo un acto de subversión.

 

No obstante la “naturaleza” pudo más.  Aquellas leyes de mercado que incesantemente inyectaron los apóstoles mediáticos, sólo sirvieron para enriquecer a unos muy pocos y poner de rodillas primero a sectores bajos de la sociedad, para que luego y como era de suponer, cayera la que, hasta ese entonces creyó pertenecer al “sector Alfa” de “El mundo Feliz”: la clase media argentina. Todo llega mis amigos.  Por eso y como experiencia de la coyuntura, es bueno comprender y ubicar correctamente a los adversarios.

 

Creo en los “Créditos”.

 

Para regocijo de quienes creemos en una Comunidad Organizada, Libre, Soberana y, no obstante la defección circunstancial de algunos sectores, la sociedad avanza. 

 

El obstáculo de la iliquidez, fruto de la búsqueda suicida de una “moneda sana” por parte de la dirigencia política y económica nacional, se va solucionando paradójicamente con un sistema antiquísimo, pre monetario:  el trueque. 

 

Desmintiendo en la praxis férreos conceptos clásicos y apoyados en la necesidad de vivir, la comunidad organizó “su propio mercado”, fuera de “los mercados” del que nos hablan los Bonelli, Hadad, Longobardi, Paluch, Majul y tantos otros apóstoles asalariados.  En él, lejos de los intermediarios del dinero, todas las clases sociales del país se intercambian productos mediante un billete, “el crédito”, que nadie sabe cuál es su “respaldo” ni cuánta cantidad está circulando en el mercado pero, como su nombre indica, significa que todos los que participan,  CREEN en el sistema y aceptan sus condiciones.

 

¡Por fin!!!, puesto que en definitiva, de eso se trata.  De quitarle al dinero el concepto de “producto”, para que retome el de “medio de pago”.  Claro, para eso es necesario alejarse de los bancos, y muy especialmente de los apóstoles de la mentira.

 

¿Lo entenderán los políticos y procederán en consecuencia?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: