Miguel Contissa

…uno más de la diáspora peronista…

Rodrigo y “las tetas de la chancha”

Posted by Miguel Contissa en septiembre 21, 2008


                                                                                                                                                             Publicado en Diario Digital el 6 de mayo de 2006

Escribe Miguel Contissa, quien destaca los conceptos vertidos por Rodolfo Rodrigo en su nota “Cada lechón en su teta…”, publicada ayer. Y agrega más sobre la elección de los candidatos del Frente para la Victoria.

 

Directo, preciso y contundente fue lo expresado por el abogado Rodolfo Rodrigo -uno de los dirigentes más sinceros y honestos que tiene el peronismo rionegrino -, cuando le contesta a través del Diario Digital de Bariloche al senador Miguel Pichetto. “Cada cachorro en su teta”, le dice, dada la intención de éste al querer “digitar” la candidatura de Alberto Icare dentro del Frente para la Victoria.


Si bien José Hernández se refería a otra cosa, Rodrigo utiliza la metáfora del genial poeta para hablar de esa prodigiosa proveedora de leche que se traduce en cargos políticos como son las tetas de la estructura peronista.
Nadie que pertenezca o no al Movimiento Justicialista niega la vocación frentista que tiene el peronismo demostrada a través de su historia, ya que prefiere el consenso antes que el conflicto entre los distintos sectores de la comunidad toda vez que busca mayor justicia social, verdadera soberanía política e independencia económica, banderas éstas que lo vieron nacer como expresión popular.

El problema se presenta cuando llega la hora de conformar ese “Frente” que no es otra cosa que un instrumento electoral para acceder a cargos desde los cuales se debe producir y reproducir la política concertada en el seno del mismo, y sobre las que no puede haber desviaciones ni traiciones instrumentales o ideológicas. Pensemos. ¿Qué podría pasar si el extrapartidario que ocupa un cargo le imprime un giro neoliberal a las acciones del Frente para la Victoria? ¿O simplemente decide separarse por cuestiones menores y quedarse a solas con el paquete? ¿No sucedió nunca? Por eso es saludable dejar la inocencia en el perchero cuando entramos al campo político. Y ya que hablamos de tetas, no utilizar la mala leche.

En numerosas oportunidades Ernesto Ríos, entre otros, denunció cierta negligencia y/o impericia por parte de la cúpula dirigencial peronista por “aflojar” con notable facilidad importantes cargos a “socios” que poco o nada aportaron a la conformación de esa alianza electoral.

Fue una táctica estética antes que programática, que generalmente provocaba y parece que aún provoca, dos efectos: en lo interno, tensiones que disocian y remiten a la diáspora a un número importante de compañeros que engrosan el número de desmovilizados. En lo externo, facilita el triunfo en las elecciones generales a su adversario sempiterno: el radicalismo.

Cabría preguntarse entonces si esa metodología puede reiterarse con tanto desparpajo que ni siquiera repara en válidas opiniones y decisiones locales. Como si la provincia fuese una estancia y Bariloche uno de sus “puestos” en los que el patrón pone o saca encargados discrecionalmente. Río Negro no es una estancia y el peronismo no necesita patrones. Reclama dirigentes que sepan interpretar la voluntad de sus dirigidos.

El peronismo provincial y su herramienta electoral como es el Frente para la Victoria atraviesa un interesante proceso por el cual, de alguna manera, se seleccionará su candidato a gobernador y vicegobernador. Se opina desde algún sector que una interna clásica sólo conducirá a la derrota final, por lo que se impone algo más racional como es el consenso entre aquellos que estén en mejores condiciones frente al electorado para alcanzar el cargo, es decir, el que mejor intuya y traduzca sus anhelos.

En su devenir y como es natural, algún peronista crece en posibilidades y otro ve disolverse día a día su potencial. No obstante, aún falta camino por recorrer y nada está cerrado. Todos esperamos que reine la cordura.

Pero lo que no se puede hacer es, desde un frente electoral circunstancial, violar la autonomía local e inmiscuirse en asuntos partidarios intentando digitar desde fuera del marco institucional como es la Unidad Básica, cualquier decisión política que se tome en su seno. Menos aún intentando poner o sacar candidatos que a la luz de los hechos, ni siquiera logran contener a sus propios afiliados pues según el mismo diario, les renuncian en masa.
Por eso, el abogado Rodrigo tiene razón cuando le dice a Pichetto: “Cada cachorro en su teta”. A lo que agrego: es el modo de mamar la buena leche…

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: