Miguel Contissa

…uno más de la diáspora peronista…

¿DE LA DEMOCRACIA PARTICIPATIVA A LA DEMOCRACIA INFORMATIVA?

Posted by Miguel Contissa en octubre 30, 2010


Por Miguel Contissa

 La democracia, en términos de sistema para elegir gobernantes, fue tomando con el transcurso de estos últimos años distintas modalidades. Así fue que, como consecuencia de una mayor injerencia por parte del pueblo en asuntos públicos, de la simple democracia “delegativa”, se fue mudando a otra que convino en llamarse democracia “participativa”. Como concepto, entiendo que ambas están claras para todos, lo que me exime de explicarlas.

 Ahora bien. Luego de leer la nota del Arq. José De la Cruz en el Bariloche 2000 en la que aclara “por las dudas” no sólo su nombre de pila sino también algunos valiosos conceptos urbanísticos para nada descartables, me quedó girando la sugerencia que él dice recibir de un colega que le propone “escucharnos más”. Se deduce que se refiere a los barilochenses, que solemos pasar días, meses o años discutiendo un mismo tema recurrentemente sin alcanzar solución alguna. Es indudable que existe una mala intercomunicación social;  un “no escuchar” al otro, con su implícita negación.  A su vez, esto tiene relación con las diferentes representaciones que asumen los actores en las que la lucha por el poder no está ausente. De ese modo, la ciudad se parece más a una asamblea sin objetivos claros ni dirección aparente, que a una comunidad organizada.

 En estos días, y mientras las discusiones se dirigen a vía muerta, el gobierno municipal actual dice llevar adelante una política participativa al tiempo que intenta desplegar y concretar algo que pueda distinguirlo como administración. Aparecieron así la Terminal de ómnibus, el polo tecnológico, el nuevo basural, etc. Lo hace urgido por el tiempo, antes que suene el gong y mirando el reloj con los ojos grandes, como los tenía Carlos Monzón en aquella memorable pelea contra Benvenuti.

 Y es aquí donde las cosas cambian. Donde por un problema de procedimiento administrativo o de urgencias táctico políticas, comienzan las tensiones con la Estrategia que merece cada uno de esos proyectos dentro de un marco global. Es aquí donde aparecen para el ciudadano común, como dice Pepe De la Cruz, “las suspicacias”. En consecuencia y como acto reflejo, se enciende la “máquina de impedir”.  Convengamos: la “máquina de impedir” es la contracara de la “máquina de facilitar”. Una es consecuencia de la otra. Por eso que, si una muere, mueren las dos.

 No tengo dudas que “abrir espacios de participación” es una tarea para nada sencilla. Por esa razón y para una mejor realización de este estilo de democracia, y en el caso de nuestra ciudad en particular, existen mecanismos normativos que dan lugar y momento a la participación de todos los ciudadanos para definir políticas. Si son utilizados correcta y oportunamente, es otro tema.  

 En este momento, y cumpliendo con lo dispuesto en la última Carta Orgánica Municipal se está avanzando de modo interesante con el Consejo de Planeamiento Estratégico, nuevo ámbito que servirá  para definir un plan de desarrollo que permita a la ciudad crecer sin las contradicciones y tensiones actuales. En él convergen representantes de todos los sectores de la comunidad.  Pero como si esto fuera poco, también existe la Ordenanza 418 del año 1994 que establece la participación dentro del Consejo de Planificación Municipal de las Juntas Vecinales, en el que actúan como miembros ACTIVOS del mismo. Si son convocados correcta y oportunamente o no, también es otro tema.

 Por lo tanto,  y reconociendo que no es sencilla, ¿cómo parece estar resolviendo el actual gobierno municipal la necesaria participación que deben tener los ciudadanos en estos temas?, pues a través de los medios, INFORMANDO a la comunidad en general sobre elaboraciones hechas y decisiones tomadas.  Barilochenses, dice: vengan y vean. Tenemos tal proyecto, pero no teman, puesto que por sus características incluye el llamado a una Audiencia Pública. Punto.

 De ese modo, la ciudadanía es INFORMADA sobre una decisión tomada en la que no tuvo ingerencia en tiempo y forma. Sin duda que en algunos casos los pasos que indican las ordenanzas, se cumplen. El que quiera oír, que oiga. Nada se sale de escuadra. Pero si se prevé llegar a una Audiencia Pública es porque se supone el conflicto; entonces, se convalida la falta de previo consenso en la sociedad.  Pero no importa, avancemos. ¿La Audiencia Pública es vinculante?. No. Entonces, si luego de que la comunidad escucha los argumentos de los funcionarios que defienden el proyecto,  produce una devolución en la Audiencia que no coincide con la propuesta del gobierno, éste, considerando la tarea participativa cumplida resolverá de acuerdo a “razones de estado”, que no son otras para estos casos que las clásicas tácticas políticas de supervivencia partidaria en las que no faltarán las trilladas excusas relacionadas con “la urgencia del inversor” o la ocupación de mano de obra. Si me los piden, tengo ejemplos para dar.

 ¿Esto es “escucharse más”? Me sigo preguntando: ¿Por qué no nos “escuchamos más” antes de acometer cualquier solución “Terminal”?

 ¿Esto es democracia participativa, o “per saltum” en Bariloche inauguramos un nuevo modelo político: la “democracia informativa”?

 Pero… tengamos fe. Tal vez la mala praxis que se observa sea solo exceso de entusiasmo. Hagamos lo posible para que la participación sea real y efectiva.

 Bariloche, 25 de octubre de 2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: