Miguel Contissa

…uno más de la diáspora peronista…

Política desde la antipolítica II

Posted by Miguel Contissa en noviembre 9, 2010


Por Miguel Contissa

 Allá por marzo del 2006 al igual que hoy, también me referí con este título a los que hacen política desde la “antipolítica”. Reflexionaba entonces sobre esas desacertadas palabras que tuvo el ex intendente Icare cuando, en pleno proceso de debate en la ciudad por la de reforma la Carta Orgánica, aconsejaba a las Juntas Vecinales con él reunidas “Que no se politice la reforma de la Carta Orgánica”. Como si ésta y otras tantas discusiones que pertenecen al “espacio de lo público”, en realidad correspondiese desarrollarlas en un “espacio privado”, esos espacios recoletos, “bien pensantes”, asépticos y generalmente mejor financiados por grandes fundaciones internacionales.

 Es preciso repetirlo: la actividad política pertenece al espacio de lo público y toda política tiene una ideología. Quien allí intervenga, hace, produce, practica la política en función de esa ideología que le da sustento teórico. Por eso que hoy, al ver al Pueblo movilizado se comprueba que era falso que las ideologías habían muerto y por ende “la política”. Falló el Oráculo.

 En esta línea de pensamiento, cuando algunas dirigencias de organizaciones sociales se reúnen para abordar aspectos y problemas de la comunidad en  la búsqueda del bien común, HACEN POLÍTICA, PRODUCEN HECHOS POLÍTICOS, es decir, SE PRACTICA POLÍTICA, todo bajo la luz de alguna ideología. No viene al caso identificarla y menos calificarla, pero va de suyo que existe un sustrato ideológico motorizador.

 Por eso digo que no son sinceras aquellas afirmaciones sobre la apoliticidad o el apartidismo. Esas supuestas nuevas categorías son un par de muletillas utilizadas para sorprender y seducir al desprevenido o desinformado. Especialmente a aquel descontento con su propio sector ideológico, de los que es posible que haya muchos.

 Quienes al actuar como organización en asuntos públicos, asuntos que hacen a los problemas de la ciudad afirman que lo acometido “no es política”, o que es “apartidario”, por no ser auténtico, siembran la confusión. Es incluso posible que escondan otro objetivo que sólo muy pocos conocen. Si quiero minimizar el hecho, puedo suponer que hayan vivido su vida en las tinieblas de lo público, pero eso es otra cosa. Se podrían llamar entonces, ignorantes de lo público. En la Grecia de Platón y Aristóteles se los conocía como “idiotes” (ciudadano particular que vivía para si mismo sin intervenir en los foros públicos)

 Sin embargo ellos, a contrario sensu, “hacen política” desde la antipolítica, es decir, desde su negación como herramienta de cambio pacífico.

 Es por ello que a partir de este discurso esquizoide me surgen preguntas: ¿qué valor y seguridad puede brindarle a la sociedad un “apartidario” o un “apolítico”? Cuando se las destacan como categorías virtuosas ¿eso es sinónimo de agrupación “libre de compromisos” y de  “conciencia libre”?

 Me sigo preguntando: Para actuar en el ámbito público, ¿Se puede carecer de “conciencia de sí”? ¿Se puede esperar algo de quien nunca se compromete por vaya a saber cuál razón? El éxito de una comunidad en su búsqueda de la felicidad ¿puede apoyarse en los apolíticos y los apartidarios?.  ¿Qué diferencia hay entre éstos y los “políticos” y los “partidarios” si a todos los suponemos honestos?  La apoliticidad o apartidismo, es equivalente a categorías políticas en estado virginal?

 Tengo más: La deshonestidad, como categoría de calificación ética ¿es un patrimonio exclusivo de los políticos?  Si así fuese ¿que calificativo deberíamos poner a aquellos ciudadanos “honestos” que suelen corromper a los funcionarios públicos, dada su avidez por concretar proyectos fuera de lo que las normas legales establecen? ¿Estos grupos no obran acaso por intereses, tanto mas peligrosos por cuanto aparecen bajo un disfraz de inocencia y virtud no discutida públicamente?

 Pensando bien –cosa que en estos días me resulta difícil luego de ver tanta hipocresía en los medios de comunicación que rescatan valores políticos post mortem) –, tal vez pueda entender a esas organizaciones si me esfuerzo en considerar el enorme deterioro sufrido por esta actividad pública como consecuencia, en parte, de tanto discurso liberal y neo liberal en su contra. Es decir, la gota que horada la piedra. Por eso que no importa ahora si coincidimos o no en otros aspectos con Karl Schmidt, pero al respecto, este filósofo alemán decía allá por los años ‘30 que “el liberalismo condujo a la política hacia la nada, hacia el vacío, convirtiéndose en una “maldición” que extinguió la gloria de la política, para sustituirla por la banalidad de la economía”.

 Por fortuna en nuestro país, aquella afirmación tan categórica y certera de K. Schmidt dejó de tener vigencia porque el Pueblo recupera “la política” en el espacio público gracias al espaldarazo brindado a partir del año 2003 desde el gobierno nacional.  De ahí que TODOS, de modo individual o en grupos variopintos, hoy podemos hacer y de hecho hacemos política. Una política que está apoyada en una ideología, cualquiera sea.  Muchachos: ¡“Entre bomberos no nos pisemos la manguera”!.

 Para beneficio de todos será prudente y honesto entonces que abandonen aquella muletilla marketinera que procura ser “diferenciadora” dentro del universo de actores públicos. Su continuidad como “marca distintiva” de algo virginal sólo sirve, tal como decía al comienzo, para sembrar confusión en los ciudadanos desprevenidos, desinformados o desinteresados.

 Mirando el horizonte y recorriendo esa línea se puede ver regresar al “espacio privado”, aquel que auguraba la muerte de las ideologías y el fin de la historia y, en consecuencia, luego de liberarse vía denigración de sus naturales propietarios como son “los políticos” y “los partidarios”, retornen a dominar al sitio público esos “ocupas” llamados “el mercado” y  “la banalidad de la economía”.

 Bariloche, 5 de noviembre de 2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: