Miguel Contissa

…uno más de la diáspora peronista…

Estimado Ernesto:

Posted by Miguel Contissa en febrero 19, 2012


Por Miguel Contissa 
Carta abierta a Ernesto Ríos

Resulta muy difícil no acordar con tus conceptos político partidarios. Tan difícil como salir airoso de tu fenomenal archivo periodístico.

Es por ello que me tomo el atrevimiento de redundar en lo que afirmás en tu nota sobre “Bariloche y el Peronismo” que fuera publicada en este medio. Si algo te carácterizó fue tu clara y oportuna intervención en el debate político. Y esta última no es la excepción.

Apoyándote en palabras de la diputada García Larraburu, pedís como es obvio, que los peronistas (especialmente aquellos que alcanzaron algún cargo político) abandonen el discurso electoral y procedan en función del resultado obtenido en las urnas.  Es decir: tal como supone toda la masa partidaria, querés que como organización política que busca fines superiores, despliegue todo el andamiaje ideológico e histórico que caracterizó al peronismo, -a lo que agrego-, mediante la incorporación y toma de posición en la estructura burocrática del estado, incorporando a todos aquellos peronistas que estén a la altura de las circunstancias. Recordemos que esa estructura todavía hoy, en gran medida, está en manos del radicalismo. Un radicalismo que, a través de un referente máximo como es Mendióroz, amenaza públicamente con un “estallido social” si se quitan ñoquis de su plato principal.  Convengamos que, tanto la demora en la ocupación de los resortes de la estructura administrativa, como lo afirmado por el gran Bautista le ponen signos de interrogación a la expectativa del universo peronista que ya comienza a suponer que nada cambiará.

Entonces te pregunto: ¿cómo se ponen paños fríos a la situación interna partidaria –tal como lo ruega la diputada García Larraburu – para que el peronismo pueda “mascar chicle y caminar” a la vez?  ¿Cómo salir del “internismo” recurrente si no se tiene (al menos eso parece) un mínimo plan integrador puertas adentro del peronismo, es decir,  “una agenda” o al menos un cuaderno Rivadavia tapa blanda? ¿No te parece que si esto hubiese existido tiempo atrás, nos hubiera evitado este trance post Soria y hoy la provincia tendría a un peronista en el gobierno?  Porque parece que los hechos contingentes no están contemplados a la hora de “armar equipo”.  Ellos no mueren ni enferman porque parece que “los fueros”, entre otras cosas, cubren esas  lejanas probabilidades. Concretamente: ¿el peronismo puede seguir regalando cargos a grupos políticos de ideología líquida y super minoritarios bajo el argumento de la “mirada amplia” ?

Corregime si me equivoco, pero me parece que la dirigencia provincial siempre apostó a una “integración amplia y frentista” en la que a los peronistas se les prescribía “tragar sapos” y dejar espacio en “pos de un fin superior” que terminó siendo inferior, pues en cada elección el radicalismo se quedaba con el triunfo en las urnas y los militantes en sus casas. A través de esa metodología, en algunos momentos ingresaron a cargos públicos los aliados políticos coyunturales, mientras los peronistas debían “seguir participando” hasta mejor oportunidad. En otros momentos y menos propicios para el peronismo, esos mismos aliados líquidos y coyunturales se iban a jugar con los radicales, a través de los cuales volvían a ocupar cargos públicos. Seguramente todo esto está en tu dossier.

Pero ayudame a ser optimista. Hoy la cosa es diferente. Finalmente, y después de casi 36 años, el pueblo peronista alcanzó el gobierno de los tres niveles: municipal, provincial y nuevamente nacional. Esto ha hecho suponer, y lo sigue haciendo hoy, que cuando alineas políticamente las conducciones las cosas se facilitan. Por lo tanto y como decís, “esta vez ya no hay excusas”.

Tampoco las habrá para hacer docencia partidaria y formar política e ideológicamente a los actuales y futuros dirigentes. Después de treinta y seis años y como bien decís, es necesario instruir a los jóvenes sobre la revolución peronista. Esto evitará que les vendan revoluciones ajenas estampadas en remeras y que son promocionadas desde el sistema mientras la nuestra es denostada.

En cuanto a la solución de la diáspora de militantes que ha vivido hasta hoy el peronismo, y ante temor de volver a entrar en “internas disgregadoras”, la misma pasa por la necesaria discusión política interna franca, honesta e inteligente. Sin ella, sin el debate de ideas que sirvan para refrescar la doctrina, el peronismo podría volver a cometer el error de los noventa cuando había que ser leales al gran TRAIDOR y todos obedecieron ciegamente. No vaya a ser cosa que mañana tengamos que arrepentirnos por lo de hoy que se proclama bajo el rótulo de “nacional y popular”.  Esa película ya la vimos y no sea cosa que seamos una vez más instrumento de algunos dirigentes que solo buscan su objetivo personal.

Temas calientes como hoy son los “ambientales” deben ser abordados políticamente en función de nuestra ideología para no caer en la agenda de Clarín y sus repetidoras locales y sobre los que el finado radicalismo quiere sacar un mínimo de provecho. Se deben discutir internamente TODAS  las actividades que provoquen daños ambientales y sobre las que muchos no quieren hablar. No seamos giles,  ni idiotas útiles, ¿no te parece?  Porque hasta es posible que se llegue a la conclusión que nos sugiera que si no se depredan (para utilizar un eufemismo) los fondos públicos como lo hizo el radicalismo desde que volvió la democracia, no sean necesarias actividades económicas nocivas y la recaudación alcance para hacer un buen gobierno, ¿quién te dice?…  No olvidemos a Dromi y el apuro por las privatizaciones, ¡Por Dió, Bernardo!!!…

Es por ello que los ejes de las acciones a seguir deberían ser: integración partidaria, formación política e ideológica y solidaridad interna. Si con esto no sacamos buenos dirigentes, mejor dediquémonos al rock.

Te repito: corregime si me equivoco.  Te mando un abrazo.

Publicado en El Cordillerano el 14 de enero de 2012

Anuncios

Una respuesta to “Estimado Ernesto:”

  1. Julio A. Padrón Hernández said

    Brillante, Miguel. Después del 14 de enero -publicación en El Cordillerano- y 19 de febrero -publicación en tu blog, siguen aconteciendo hechos muy preocupantes para el peronismo y la provincia toda.
    La Acción esperada aún no se ha puesto en marcha, Viedma es un festival de cargos para los parientes y el Frente Grande sigue avanzando sin pausa ocupando cada vez mayores espacios de poder y fuentes de financiamiento político dentro del gobierno; mientras que el peronismo ha quedado mayoritariamente fuera del esquema de poder provincial.
    Esperemos que la dirigencia del PJ despierde, deje de mirarse el ombligo y los billetes que están empollando sobre las sillas de sus cargos y ponga las cosas en su debido lugar.
    Ernesto ya piensa en su reelección para el 2015 mientras la militancia peronista, asorada, observa como la oportunidad de cambiar la provincia, después de 28 años de un régimen corrupto, se escurre entre las manos.
    Un abrazo peronista.
    Julio A. Padrón Hernández
    (General Roca)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: