Miguel Contissa

…uno más de la diáspora peronista…

Correspondencia para José Antonio

Posted by Miguel Contissa en mayo 5, 2013


Por Miguel Contissa

 Estimado José Antonio:

Agradezco tu carta y especialmente los buenos augurios. Nos hacen falta.

Yendo al grano, y teniendo en cuenta que para vos el gobierno local carece de poder suficiente para que sirva como sostén en proyectos presentes y futuros; como también que no creés en el “derrame” de los gobiernos provincial y nacional en políticas públicas, es que quiero reflexionar con vos por esta vía.

Comparto tu negra visión del presente en la ciudad, en la que está desatado un huracán sin precedentes que provee violencia inusitada y que nos arremolina sin conocerse el final. ¿Característica de los tiempos?. No lo sé. Sí creo que, como sociedad, el tobogán comenzamos a deslizarlo a partir del último período de César (1998/99). Luego vino Feudal y su expulsión radical; Di Biasse y la violación de la Carta Orgánica con concejales dentro del ejecutivo (¿te acordás?); luego Icare, Barriga y “siguen las firmas”. Ninguno dió en el clavo, por el contrario. El clima de disputa por el cargo en el gobierno se percibió y se percibe en las bases como acto impúdico. Entonces, eso desalienta a los ciudadanos y se quedan en casa, aumentando la brecha entre representantes y representados, esencia de la democracia. Mi amigo Robustiano (el hincha de Los Andes), dice que la brega que se dá en ese limbo no es para torcer un rumbo errado del gobierno existente, sino para apropiarse del cargo y sentirse honrados por él, especialmente en platas. ¡Piedra libre!, -grita siempre cuando tocamos estos temas-, ¡los vieron!!…  y agrega: ellos, ignorantes y torpes, creen que tienen “el poder”, creen que llegaron al “poder” luego de cuatro roscas, como si fuese una estación de ferrocarril o un casillero del “Estanciero”. No perciben que el poder se les licuó y cada banda, cada grupo o corporación, cada chorro, mafioso, traficante, etc., ante la falta de credibilidad social en la dirigencia política, tiene una cuota de aquel y la ejerce a su modo y conveniencia. Si el Robus tiene razón, ¿hay algo más parecido a la anarquía que esto que estamos viviendo mi estimado José Antonio?.

Decías que “antes que cambiar de intendente, sería mejor que los Concejales, la Intendente y el Tribunal de Contralor renuncien y se llame a una “Convención Constituyente” para que replantee la situación política con urgencia, pues en este marco de “todos contra todos” es imposible gobernar”. Te aclaro que lo previsto por la Carta Orgánica es que en ese caso, será el Tribunal de Contralor el que se hace cargo del gobierno, debiendo convocar a elecciones en treinta (30) días. Pero más allá de ese detalle técnico institucional, está la apatía de la ciudadanía (te mandé una encuesta el otro día con el 46% de NS/NC), que no percibe compromiso en los dirigentes que se postulan y eso lesiona la legitimidad de cualquier gobierno. Por ello, es valioso que cites al General Perón cuando en el Modelo Argentino, dijo: hoy la elección legalmente realizada, pero con alta abstención –cualquiera sea la forma de tal abstención– es legal, pero no otorga un poder legítimo (JDP-El Modelo Argentino – 1973). Bariloche nececita un gobierno legal y legítimo, y con este marco y con el tiempo que resta para cumplir el período sólo un “Chapulín colorado” podría salvarla.

No sé que pensar cuando hacés mención al aspecto ético que deberían cuidar algunos integrantes del Concejo si quieren presentarse como candidatos a Intendente. Tal vez, lo correcto sería que renuncien hoy al cargo para hacer campaña desde el llano. Lo que riñe con la ética, es eso de presentarse como candidato a Intendente y, a la vez, como primer concejal como sucedió. Debería estar prohibido, porque es como “jugar a los premios”, y la política está lejos de lo lúdico. Mi tía Martha (la de los ñoquis alemanes) dice que está asombradísima porque parece que algunos se consideran ungidos por óleos sagrados para ocupar “la Torre”, y que admira su determinación si se tiene en cuenta el estado en que está el municipio… y eso la remite a Nietzche (a quien admira) cuando hablaba de la “voluntad de poder”. Porque veamos José Antonio: la ciudad más importante de la provincia, es la que tiene mayor nivel de conflicto social, económico y político. ¿Cuál debería ser el perfil del candidato a intendente? ¿El de Clark Kent?, ¿El Chapulín colorado? ¿Sandokan? ¿El Papa Francisco?. ¿Y qué tendrá frente a él? Echemos un vistazo: la inseguridad se adueñó del espacio público y privado. Robos y asaltos por doquier. Para colmo, los ladrones se consideran “presos políticos” o gozan de la fresca viruta. La policía dice que no puede actuar por temor al error técnico o porque, si no le chingan en el procedimiento, luego el juez libera al delincuente detenido. Que enfrentan al delincuente sin mayor capacidad para actuar y que están desmoralizados. El juez dice que no tiene espacio en las cárceles. La gente de los DDHH dice que los presos están hacinados y que son maltratados por la policía. Los “ocupas” dicen que la constitución los ampara mientras venden lo ocupado para luego ocupar otro lugar. Los narcos se reparten territorio a balazos mientras las autoridades miran el canal “Gourmet”. Los fiscales dicen que se quedaron sin papel tamaño oficio para actuar de oficio. Los comerciantes se quejan por el aumento de tasas y de los vendedores ambulantes. El municipio dice que dentro de los casi 2.200 empleados, no tiene inspectores. El vecino pide una máquina motoniveladora y no le dan… porque no hay máquinas, palas, picos ni carretillas. El desocupado pide pan y no le dan… mientras siguen llegando desocupados de otros lares a pedir pan que no le darán. Es tal el caos en el tránsito, y tantos son los choques que los chapistas dan turno a seis meses y no aceptan tarjetas. Ahora bien, eso es aprovechado por algunos para “salir en los diarios” y decir que en la ciudad se discrimina y que está llena de nazis. Otros dicen que la planta depuradora no funciona. Que Pampa de Huenuleo sigue sin pluviales. Que faltan gimnasios y escuelas. Que las escuelas nuevas se vienen abajo. Que el Hospital colapsó. Que la CEB está en el límite de abastecimiento. Que no hay nuevas conexiones de gas por falta de gas. Que no hay garrafas. Que Garrafa no quiere volver a ser Intendente. Que la rotonda del Ñireco parece interminable. Que el reloj del Centro Cívico adelanta. Que Cruz del Sur descendió… Es decir, pálidas, todas pálidas. No falta el que dice que nada se planifica en la ciudad, que los inversores se van y que el mayor problema en la ciudad es la cantidad de gente que sobra. Es ahí donde me vuelve a la memoria la frase del Robus: “de un cordero comen 10 o 12 personas”. ¿A cuántos puede dar de comer Bariloche?. Tía Martha dice que quien quiera gobernar, debe tener muchas bolas, y no de fraile precisamente. ¡Qué despelote, José Antonio!

Sin embargo, y a contrario sensu de lo que afirma Martha, creo que antes que fuerza, el próximo intendente debe contar con “poder”. Y ese poder no consiste sólo en la reafirmación de la autoridad. La autoridad es necesaria en cualquier organización, pero no es suficiente. Tampoco tiene que ver con la “capacidad de dádiva”. De estos “Gardeles con plata ajena” hemos tenido y ya viste que no sirvió. El “poder” real, sólo se consigue a través del reconocimiento del Pueblo cuando se busca su felicidad. Quien sea reconocido por su bonhomía, por su don de gente, porque “convenció” (gobernar es persuadir, decía el General), por su compromiso con la Justicia Social (que repito, no es sinónimo de “dádiva”) y con la causa del Pueblo, entonces tendrá “poder” para gobernar. De lo contrario, él tendrá el gobierno y otros el poder. Y así le irá, es decir como a estos últimos gobiernos.

Y ahí volvemos a lo que decías y que muchos comparten: la ciudad merece “barajar y dar de nuevo” porque vive una crisis política sin precedentes. Y ello se soluciona con más política. Como el gobierno está compuesto por Concejo, Intendencia y Tribunal de Contralor, suponen que llegó el momento en que TODOS deben dar un paso al costado para que la ciudadanía vuelva a manifestarse a través del sufragio por un nuevo gobierno de cuatro años. Dicen que serviría incluso para replantear las alianzas políticas, tan endebles y efímeras por cierto. Si eso fuese aceptado, sería un acto de nobleza de toda la dirigencia política que demostrará estar a la altura de las circunstancias y no de sus conveniencias personales. ¡Qué se yo, Juan Antonio!… ¿qué querés que te diga?…

Te mando un abrazo extensible a tu familia.

PD: te anticipo que me salió el crédito en el Banco. Por lo tanto, ya podemos pensar en comer un asado. Te avisaré.

5 de mayo de 2013

Anuncios

Una respuesta to “Correspondencia para José Antonio”

  1. agustin luis tello said

    BUENISIMO PELUSA!!! NOS VEMOS EL VIERNES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: